Moodle Cualitativo, Parte II: Etnografías del Aula

767
Qualitative Moodle Series | Moodle Cualitativo
"Qualitative Methods Books" by Casey Fiesler Licensed under CC-BY 2.0 Original source via Flickr

Available in English.

WIRIS

En esta serie de tres entregas, esperamos traer a luz algunas de las ventajas de los métodos de investigación cualitativa en la educación, mediante casos de estudio que ilustren maneras de implementar actividades de Moodle, en conformidad con cada método y contexto.

Proyecto Dos: Etnografías del Aula

El objetivo de este proyecto es expandir el conocimiento acerca de las herramientas cualitativas, y cómo pueden aplicarse para comprender las dinámicas en un salón de clase específico. Antes de comenzar, recomendamos leer el “Proyecto Uno (Entusiatas Cualitativos),” e incluso darle uso a la información recolectada. Es posible que en diferentes grupos, virtuales o físicos, aparezcan patrones semejantes. No obstante, el foco de estos métodos es entender al grupo particular, no conducir a conclusiones generales.

El mensaje de la etnografía es claro: la observación es lo fundamental. Suena sencillo, pero un proceso riguroso y consciente de observación de un cómo un grupo de personas se comporta es una tarea llena de pequeños pero cruciales detalles. De hecho, uno de los debates clásicos en la etnografía tiene que ver con la imparcialidad del estatus de observador, a medida que se aproxima a estudiar el “hábitat natural” de un grupo de individuos. Ya sea que la persona observadora permanezca imparcial y distanciada, o un poco más cerca e influencie las dinámicas sociales, cada decisión presenta disyuntivas, conflictos y efectos en las conclusiones de su estudio. En cualquier caso, tal vez el principal objeto de este tipo de preguntas sea recalcar la inevitable naturaleza subjetiva de quien observa. La labor implica cuidado y un alto nivel de ética, pero asimismo, su punto de vista único cuenta con un valor innato.

Cuando las personas utilizan las técnicas de investigación cualitativa para el registro y estudio de sí mismos y de sus pares, lo llamamos autoetnografía. Una práctica donde los participantes miembros de un grupo practican ejercicios de autoetnografía puede ofrecer múltiples fuentes de información simultanea, que si sigue la rigurosidad requerida puede ser susceptible de oportunidades de evaluación entre pares.

En este orden de ideas, un proyecto de “autoetnografía de pares” puede ser una poderosa herramienta educativa, de estudio e investigación en contextos educativos. Para cada sesión o actividad, los estudiantes pueden tener la responsabilidad de llevar acabo ejercicios de registro. No es necesario que todos estén a cargo de ellas todo el tiempo: con garantizar que cada actividad sea registrada por al menos un par de estudiantes, y que cada estudiante esté a cargo de algunos ejercicios de registro, será suficiente. A partir de este principio, el proyecto puede tomar varias direcciones. He aquí algunos ejemplos:

#1: Ampliación del alcance. Se extiende el ejercicio más allá del contexto, ya sea el aula de clase o la institución. Animar a los estudiantes a registrar sus vidas ha revelado ser una promisoria técnica de investigación cualitativa en escenarios educativos, e incluso circunstancias más acuciantes, como la violencia doméstica. Para registrar actividades externas e integrarlas en las actividades de un curso Moodle, las aplicacioens Moodle Mobile son ideales.

#2: Agregar multimedia. Si los estudiantes han asumido la tarea de seguir la pista de eventos dentro y fuera de clase, el uso de fotos, videos e interacción en redes sociales puede ofrecer varias ventajas. El complemento “Poster” para Moodle ofrece un lienzo digital, en donde los estudiantes pueden incorporar y asociar elementos multimedia. Líneas de tiempo o mapas conceptuales son ejemplos de visualizaciones permitidas por el complemento, que también construirse en grupo además de individualmente.