Investigación de Blackboard Estudia Tamaños de Clase en Moodle

1438
Blackboard Research Looks At Moodle Class Sizes Through X-Ray Vision | Investigación de Blackboard estudia tamaños de clase en Moodle

This Story in English.

WIRIS

Con ayuda del la universidad UCEM en Reading, Inglaterra, el equipo de investigación de Blackboard pregunta:

¿Son los cursos virtuales con amplio número de participantes fundamentalmente distintos de cursos con pocos inscritos? ¿Qué prácticas de facilitación pueden reducir el impacto del tamaño de las clases en el interés estudiantil, el aprendizaje y el éxito?

A través de varias dimensiones del comportamiento y el rendimiento del aprendizaje, los resultados (generados con la herramienta de analítica X-Ray de Blackboard) llevan a los autores a afirmar que no hay diferencias fundamentales entre tamaños de curso que no puedan solventarse.

¿Significa ello que es hora de fusionar grupo de estudiantes en una clase gigante? Por más extravagante que suene, los investigadores encontraron en UCEM por lo menos un escenario en donde no hay razón para no hacerlo. Comparando clases de hasta 1.500 estudiantes con clases de entre 10 y 30 años, “no encontraron ninguna diferencia significativa en el patrón de actividad por la matrícula de clase”. La falta de variación encontrada tampoco se tradujo en diferencias en los grados o riesgo de abandono.

Un elemento a destacar de la investigación involucró el compromiso y la calidad de las contribuciones en los foros. El número de contribuciones tampoco cambió con el tamaño de la clase. Sin embargo, los resultados preliminares encuentran una correlación entre el tamaño del grupo y lo que los autores definen como “cohesión social” y “complejidad lingüística”. Por el primer término, se refieren al volumen de respuestas recíprocas entre los estudiantes. Por el segundo, a conteo de palabras y mediciones cuantitativas para textos escritos, como la prueba de legibilidad Flesch-Kincaid para textos en inglés.

¿Receta secreta de UCEM?

El siguiente paso de la investigación será asegurarse de que estos resultados no sean anecdóticos, y que el compromiso sostenido es un mérito de UCEM, no a causa de otros fenómenos no identificados. Con suerte, un estudio a mayor escala divulgará detalles sobre el diseño de la investigación, y hará que los datos producidos por X-Ray queden abiertamente disponibles. Esto beneficiaría a la comunidad EdTech, así como a Blackboard, ya que permitiría identificar la incidencia de factores que podrían afectan los resultados, y ayudar a desarrollar correctivos. La investigación tal y como está publicada deja algunas preguntas críticas:

  • La investigación sugiere que el desempeño sostenido en grupos grandes es el resultado de los esfuerzos de UCEM, pero no hay información sobre los niveles previos a la intervención. Es decir, no hay escenario de base reportado.
  • Tampoco hay información sobre si los grupos de control se establecieron bajo variaciones en las estrategias de contratación de UCEM.
  • Si bien la investigación indica que los grupos fueron creados al azar, la muestra entera comparte un rasgo elemental: todos ellos son estudiantes admitidos y matriculados en UCEM. Este sesgo de selección contrarresta los beneficios en los esfuerzos de aleatorización.

Una pregunta final se refiere a las diferencias cualitativas en las contribuciones del foro. Sin incidencia en resultados finales, se cuestiona el valor de la “cohesión social” o “complejidad lingüística” como prácticas de aprendizaje. Este hecho por sí solo merece más escrutinio.

Entre las estrategias de UCEM que parecen “eliminar los efectos negativos” de grupos masivos, la investigación destaca un “programa de tutoría” basado en Moodle, donde cada estudiante es asignado a un tutor. Un segundo papel, “líder de módulo”, supervisa a los tutores para asegurar consistencia entre ellos. Los tutores ayudan a los estudiantes a revisar los materiales del curso, ver los foros y proporcionar retroalimentación. La disponibilidad y la duración de la interacción entre los tutores y los estudiantes no fueron divulgadas.

En una nota concluyente, el documento afirma: “UCEM sabe que los subgrupos de tutoría funcionan.”

Respuesta de Blackboard

Como respuesta a la publicación de este artículo, originalmente en inglés, el equipo de comunicaciones de Blackboard ha ofrecido comentarios, de los que ofrecemos apartes traducidos. La respuesta completa está en el artículo original.

“La investigación de Blackboard está limitada a UCEM y no es generalizable. Blackboard no afirma que no existan diferencias significativas entre patrones de comportamiento estudiantil de acuerdo al número de inscritos en cada clase, ni es algo que estemos interesados en disputar.

La investigación se limitó a ilustrar cómo, en el caso de UCEM, clases con altos números de inscritos no presentaban muchas de las consecuencias negativas que se esperarían. El programa de tutoría en subgrupos aparece como explicación razonable y prometedora.

Si bien la investigación no siguió un proceso de diseño experimental estricto, consideramos que esto no es una falla o debilidad sino una característica de este tipo de investigación exploratoria. No obstante, gracias a que UCEM emplea X-Ray para analíticas del aprendizaje, estudios longitudinales y quasi-experimentales serán posibles en el futuro.

Concordamos con que los resultados son prometedores, y que este trabajo exploratorio debe continuar con estudios más controlados y generalizables.”

La investigación “Empleando analíticas de aprendizaje para entender el éxito estudiantil en clases con alto número de inscritos” está disponible en inglés en blog.blackboard.com, y requiere el diligenciamiento de un formulario.