¿Podrías Tener un Sitio Moodle que Pueda Migrar Entre Nubes?

704
Can You Make Your Moodle 'Cloud Agnostic' | ¿Podrías Tener un Sitio Moodle que Pueda Migrar Entre Nubes?
“Cloudy beach on sunday” by GOROBEI is licensed under PDM 3.0

Available in English.

WIRIS

Sistemas y plataformas de aprendizaje, incluidos los LMS, adoptan la nube en números crecientes. Los competidores de Moodle, si no ofrecen sus servicios exclusivamente en la nube (es el caso de Canvas LMS), los promueven con énfasis (caso de Blackboard), ofreciendo servicios de valor agregado exclusivos o grandes descuentos. En el caso de Moodle, muchas organizaciones ya hacen uso de servicios en la nube bajo múltiples modalidades, entre las que se destacan MoodleCloud y servicios de Socios Moodle oficiales. Muchos de ellos ofrecen sus propias nubes, ya sea con arquitectura propia, u ofreciendo la versión optimizada de un proveedor mayor.

La premisa de la nube es contundente: ofrecer la misma solución LMS, sin preocuparse por el mantenimiento del servidor, y con mayor frecuencia a menor costo. A cambio, el cliente acepta que un tercero estará a cargo de toda la información, incluyendo datos personales del usuario. A medida en que el mercado madura y más clientes aceptan este y otros compromisos, el panorama se aclara para todos. En particular, se empieza a evidenciar una fragmentación promovida por los líderes en participación, respecto a tecnologías, protocolos y el lenguaje mismo. Hoy en día acaparan clientes a quienes les costaría cambiar de proveedor con facilidad. Asimismo, acaparan habilidades profesionales. Todas las grandes compañías de servicios y plataformas en la nube cuentan con programas de entrenamiento para ingenieros de software interesados en dominar sus tecnologías, así como estructuras de reconocimiento y certificación. Por lo general, estas habilidades no son transferibles: Un experto certificado en AWS, por ejemplo, no lo será en Azure automáticamente.

Lo cual supone un conflicto y una amenaza cuando entramos al campo de sistemas abiertos y de software libre. Esto ha hecho surgir un debate frente a lo que se denomina “Agnosticismo de Nube”, refiriéndose a la capacidad de un sistema —y su respectivo dueño— de trasladarse a otro proveedor en la nube si así lo considera. La discusión está en ascuas, pero las posiciones ya suelen consolidarse en variaciones de las siguientes:

  • El agnosticismo en la nube no vale la pena. Causa sorpresa que esta tiende a ser la posición más común, incluso entre promotores de sistemas abiertos. Incluso en el caso de los “ambientes virtuales” que funcionan independientemente del sistema operativo subyacente, y entre los cuales OpenStack se destaca como aplicación de software libre en este ámbito, aún requieren habilidades especializadas a la hora de implementarlos en un proveedor específico.
  • Para que el agnosticismo de nube se convierta en una posibilidad (y un derecho), son los consumidores quienes deben empezar a demandar que los proveedores ofrezcan protocolos y lenguajes estandarizados.
  • Si las motivaciones y factibilidad técnica existen, no será necesario promover el agnosticismo en la nube, ya que la libre competencia hará que la industria empiece a implementar el agnosticismo de nube naturalmente.

¿Cuál será el desenlace? ¡Participa con tu pronóstico!