Las Alegrías Y Penas De Dejar Moodle

1305
Susan Glassett Farrelly

This story is available in English.

WIRIS

Un reportaje en el diario estudiantil de la Universidad Estatal Humboldt, en California, ofrece algunas luces sobre la decisión de la institución de dejar atrás Moodle, y pasarse a Canvas, como su LMS (Sistema de Gestión del Aprendizaje) oficial.

En última instancia, obedece a costo. Pasarse a Canvas les ahorrará $35,000 dólares al año. La infraestructura en nube de Canvas representa el fin de una relación de 11 años entre la Estatal Humboldt y Moodle.

La resolución final corrió por cuenta de la Directora de Tecnologías Académicas, Susan Glassett Farrelly. Glassett hace énfasis en que “la verdadera diferencia es la capacidad de recurso humano técnico que Moodle demanda para funcionar“. Se desconoce si para la decisión se tuvo en cuenta alternativas de nube ofrecidas por MoodleCloud, o por los socios comerciales oficiales Moodle (Moodle Partners).

Tampoco sabemos detalles en cuanto a consideraciones técnicas, educativas o sobre privacidad y seguridad. Empero, Moodle es frecuente sujeto de críticas y quejas comunes. La principal, tal vez, es la relacionada con diseño y usabilidad, la cual asimismo ha sido atendida por la casa matriz, Moodle HQ, la comunidad de desarrolladores, y la Asociación de Usuarios de Moodle. En el último año, Moodle HQ enlistó un líder de UX (experiencia de usuario, en inglés), quien entre otras cosas lideró el desarrollo del tema “Boost“, la nueva apariencia de Moodle disponible en la versión 3.2 desde diciembre pasado. Esta no ha sido la única contratación de Moodle HQ en cuanto a diseño de interfaz y experiencia.

Comparando el panorama global de los LMS, si bien parte del memorial de agravios es legítimo, también hay falsedades respecto a las limitaciones de Moodle. Su creador, y CEO de Moodle HQ, Martin Dougiamas, se refiere con frecuencia a las desventajas de configurar Moodle para casos de uso masivo por parte de desarrolladores sin la experiencia y soporte necesarios. Algo que en otros sistemas sería del todo impensable. Como consecuencia, Moodle no es implementado adecuadamente con mayor frecuencia de la esperada.

Ejemplo de la desinformación la podemos encontrar en los múltiples artículos que tratan sobre las “desventajas de Moodle”. Este, por ejemplo, afirma que Moodle no es escalable, y por lo tanto no puede atender un incremento considerable de demanda en poco tiempo. Contrastémoslo con la documentación oficial de Moodle asociada a escalabilidad ―semejantes a las que encontraríamos para otro tipo de plataforma o sistema de gestión―, o a recomendaciones para el manejo de sistemas Moodle de acuerdo a diferentes magnitudes del volumen de usuarios. Toda esta información está al alcance de todos en la documentación oficial de Moodle. Soporte personalizado es fácil de encontrar en los foros de Moodle, en español, aunque con mayor alcance en inglés.

De vuelta a la Estatal Humboldt, Sarahi Apaez reporta cómo, durante la transicion de Moodle a Canvas, el mismo equipo técnico tendrá que “estirarse” para ofrecer soporte a ambos sistemas. Se espera que la comunidad Humboldt abandone Moodle por completo iniciando el semestre de otoño.

Dominar Moodle o Canvas no es un proceso muy distinto. Un miembro del equipo técnico de la Estatal Humboldt afirma que, en su experiencia, “aprender cualquiera de los dos sistemas es cuestión de invertir horas de autoaprendizaje y ver muchos videos en YouTube“.

En ocasiones, lo que los usuarios asocian ―a veces negativamente― con Moodle, no son exclusivos a éste. Moodle se ha convertido en denominador y referente de cualquier LMS. Así que cuando una comunidad celebra el cambio de Moodle a un sistema competidor, la dicha dura tan pronto el uso revela que muchas frustraciones permanecen, y nuevas aparecen.

La mayoría de las veces, dejar Moodle implica una pérdidad de flexibilidad, control y personalizacion, que se detecta tiempo después de haber hecho el cambio. Los instructores no detectan muchos de los pequeños detalles inmediatamente. El departamento de matemáticas de la Estatal Humboldt notó, pasadas semanas luego de la transición, que “Canvas no tiene la diversidad de Moodle en cuanto a complementos y herramientas creadas por terceros“. La madurez y cohesión de la comunidad de apoyo a Moodle son un beneficio que no merece ser descontado.

El patrón que se revela es un nivel se soporte y atención dedicada superior en LMS comerciales, concentrada en un número de posibilidades inferior respecto a Moodle, que presenta un mayor grado de dificultad, tiempo y paciencia para encontrar respuesta a las inquietudes.

Al final del día, la decisión de abandonar (y regresar a) Moodle depende del caso particular. Es función de la dificultad técnica percibida por la organización, frente al valor percibido de la flexibilidad y amplitud de opciones de Moodle.

Lee el artículo de Sarahi Apaez en el diario estudiantil de la Estatal Humboldt (en inglés).