En La Era ‘Social’, ¿Qué Tan Social Es Tu Aprendizaje?

1218
In The Age Of Social, How Social Is Your Learning?

Por Andrew Das de Paradiso Solutions
(Traducción: Cristian T. Duque)

WIRIS

Aún en 2017 existe la creencia de que no es posible aprender cosas nuevas mientras se pasa un buen rato, cuando en realidad, está científicamente comprobado que el aprendizaje tiene lugar a todo momento, y que la diversión es incluso una de las actividades más propicias para ello. Esta es la esencia del “Aprendizaje Social”, donde el placer de interactuar con otros es invaluable, y la observación es el método fundamental de trabajo.

Observa, repite, perfecciona

Pensemos en ello. La mayor parte de nuestro comportamiento como adultos es resultado de observar otros adultos, por lo general padres y familiares. Desde cómo anudarse los zapatos o una corbata, hasta nuestra lengua materna. Ejemplos apenas de actividades cuyo origen es el observar a otros haciéndolas. ¡Aprender es un comportamiento observatorio!

El auge del Aprendizaje Social

El Aprendizaje Social es un concepto relativamente nuevo, lo cual reitera la noción de que el sector educativo evoluciona con lentitud. En nuestro campo, existen los “tradicionalistas” que defienden métodos probados una y otra vez, usualmente en un salón de clase. Ellos consideran que los nuevos métodos confunden y distraen a los estudiantes de la información que se supone deben absorber.

La esperanza no está perdida. En contraste, algunas organizaciones han sido pioneras en reconocer los beneficios de políticas en favor del Aprendizaje Social, en particular aquellas menos comprometidas ante los métodos tradicionales. Éstas, como por ejemplo las startups, tienden a ser más innovadoras.

En general, estas organizaciones entienden que, hoy en día, el valor radica en la interacción. Las redes sociales son inherentes a la fuerza laboral moderna. Compartir información es perfectamente natural, incluso ante extraños, y así mismo lo es el trabajo colaborativo con personas sin importar su ubicación en el planeta.

La directa consecuencia de ello es que en las redes sociales, como todas aquellas plataformas que posibilitan el Aprendizaje Social, tienen lugar efectos de valor agregado gracias al intercambio y conexión de ideas. Una organización que esté al tanto de estos fenómenos puede capitalizarlos, nutriendo y encauzándolo. Por el contrario, una organización que desconoce o impide el acceso a estos espacios sociales, inhibe el desarrollo de ideas e inhibe su potencial de crecimiento.

El Aprendizaje Social (nos) evoluciona

Compartamos algunas observaciones sobre la importancia del Aprendizaje Social. Los siguientes puntos, si bien no son exhaustivos, ayudan a justificar intervenciones que empleen el Aprendizaje Social al interior de las organizaciones.

1. Toda organización tiene un ADN Social particular.

Las organizaciones son sociedades, en las que individuos con búsquedas e intereses particulares coexisten. Es justo mediante el continuo compartir de diversidades que el Aprendizaje Social surge. Y no hay lugar como el ambiente laboral para promoverlo. Las organizaciones pioneras potencian y capturan el Aprendizaje Social desde su misma filosofía institucional.

2. El Aprendizaje es, indiscutiblemente, más efectivo con un componente Social.

El aprendizaje exitoso ocurre cuando un nuevo comportamiento es asumido de manera natural, y en la vida organizacional donde la interacción es permanente, la continua validación de estos nuevos hábitos entre pares es un fenómeno constructivo difícil de superar. Procesos de mentoría práctica, por ejemplo, facilitan la observación del comportamiento de líderes o superiores por parte de miembros junior, y la eventual absorción de ideas y prácticas. Esto es Aprendizaje Social en acción. La confrontación continua de ideas e información en un ámbito social posibilita nuevas comprensiones, adaptaciones y aplicaciones práticas de forma inigualable.

3. El Aprendizaje Social es catalizador de innovación e impacto.

En grupo somos más efectivos a la hora de resolver problemas complejos y generando alternativas de solución radical. Ideas generadas de forma aislada o en “búnkeres” con frecuencia lucen “desnutridas” o incompletas, y sus posibilidades de desarrollo son considerablemente inferiores. El uso de plataformas de Aprendizaje Social previene estas “enfermedades de las ideas” al permitir que varios ojos las cuestionen o complementen. Algunas veces podemos notar cómo las organizaciones generan ideas “pálidas” como resultado de la ausencia de procesos ―y plataformas― de Aprendizaje Social.

4. El Aprendizaje Social nos conecta con nuestra organización

El Aprendizaje Social es un fenómeno complejo cuyo resultado final es superior a la suma de sus insumos y herramientas. El Aprendizaje Social facilita la comprensión de organizaciones como un ecosistema dinámico de ideas. No obstante, apreciar los espacios, insumos, herramientas y plataformas, que la organización dispone para el Aprendizaje Social, es fundamental para la explotación de su máximo potencial.

5. ¡Tus competidores ya están practicando el Aprendizaje Social!

Si tu competencia anuncia nuevas tecnologías o prácticas que incorporan redes sociales o promueven el intercambio de ideas, es una fuerte señal de que están incrementando el papel del Aprendizaje Social en su interior. Y como hemos argumentado, puede tratarse de algo más que una campaña de mercadeo: el Aprendizaje Social es una mejor forma de trabajar. Una plataforma de Aprendizaje Social, como lo es Moodle, tiene la capacidad de transformar la colaboración y el intercambio de conocimiento al interior de las organizaciones. Moodle cuenta con Actividades que promueven la construcción colectiva de conocimiento, los recursos compartidos y actividades en equipo cuyos resultados pueden ser puestos al beneficio de la sociedad, como mínimo la sociedad organizacional.

¿Qué funciones para el Aprendizaje Social debo buscar en un LMS?

No todos los Sistemas de Gestión del Aprendizaje (LMS en inglés) son iguales. Un LMS propicio como plataforma para el Aprendizaje Social debe contar con características como las siguientes ―idealmente todas, como lo es en Moodle―:

 

  • Foros de discusión con herramientas de navegación, organización y moderación avanzadas.
  • Notificaciones inteligentes y personalizables (mediante email, mensaje de texto, o móvil, por ejemplo) en especial cuando el aporte del usuario es reconocido o respondido.
  • Funciones de “Amistad” entre usuarios para permitir el intercambio de información de mayor sensibilidad o profundidad; y “Seguimiento” para estar al tanto de líderes de opinión.
  • Perfiles de usuario con biografías, fotografías e incluso campos personalizables.
  • Funciones de apreciación (“me gusta”), guardado o archivo de contenido de otros usuarios.
  • Funciones de comentar, compartir o curación de contenido, idealmente en perfiles, “noticieros” o blogs.
  • Funciones de recomendación de contenidos para otros usuarios.
  • Funciones de etiquetado y posterior búsqueda a partir de etiquetas.
  • Secciones que exhiban el contenido más popular, recomendado, visitado o mejor calificado.
  • Habilidad de ingresar con las credenciales de redes sociales (evitando memorizar y digitar múltiples usuarios y contraseñas).
  • Grupos de discusión públicos, o privados con libertad de moderación.
  • Opciones de ludificación (gamification), como medallas, monedas virtuales, niveles y otros reconocimientos a la sana competencia.
  • Funciones de reconocimiento al esfuerzo, desempeño y logros de pares.
  • Integración con aplicativos de comunicación mediante audio o video. Puntos extra si incluyen grabado y almacenamiento de conferencias.
  • Interfaces de Aprendizaje Social al interior de la LMS, no en ventanas externas.

Ventajas de implementar Aprendizaje Social en tu organización

  • El conocimiento de los participantes se convierte en ventaja estratégica. Facilitar el intercambio de información fortalece la toma de decisiones.
  • El ambiente laboral se energiza y la adquisición continua de conocimiento y habilidades se vuelve parte de la cotidianidad.
  • Usuarios participantes ganan autonomía en sus procesos de aprendizaje y mejoran su aprovechamiento del conocimiento colectivo.
  • Se facilita la inmersión a nuevos miembros de la organización, quienes hallan rápida respuesta a sus inquietudes y estimulan la confianza hacia la organización y sus pares.
  • El aprendizaje se hace más personal y se ajusta a los ritmos y tiempos de cada persona, no a agendas impuestas.
  • La retroalimentación específica de las ideas las fortalece, y sus creadores ganan empoderamiento.
  • Las organizaciones cuentan con un repositorio histórico de aprendizaje, conocimiento y buenas prácticas institucionales.

La integración con redes sociales puede brindar habilidades adicionales y complementarias a prácticas de instrucción tradicional:

  • Posibilidad de compartir enlaces a información, actividades, noticias, entre otros.
  • Los instructores pueden ofrecer adelantos de temas a trabajar, optimizando el tiempo en eventos presenciales y ayudando a que los participantes entren con un conocimiento nivelado.
  • Refuerzo de temas tratados durante espacios como clases o presentaciones, en momentos posteriores.
  • Promoción de “microinteracciones” para obtener retroalimentación de manera rápida y puntual.
  • Divulgación corporativa asociada a los procesos de Aprendizaje Social que tienen lugar internamente.

Todas estas funciones son soportadas por una LMS como Moodle.

¿Qué estás esperando? Los días del aprendizaje individual en el vacío han terminado. Este es el mundo del aprendizaje a través de la interacción y la colaboración. Las plataformas de Aprendizaje Social facilitan la conexión entre personas de todo el mundo alrededor de tareas, metas y proyectos, promoviendo el desarrollo, el conocimiento global e incluso la apreciación cultural.

Nota: Paradiso Solutions es patrocinador de MoodleNews.