Cómo Enfrentar la Aversión al Riesgo Como Innovador EdTech

927
How To Deal With Customer Risk Aversion As An EdTech Innovator | Cómo Enfrentar la Aversión al Como Innovador EdTech
https://www.flickr.com/photos/mazintosh/3326826952

This Story in English.

WIRIS

Nunca es fácil superar las limitaciones persistentes en una industria. Es aún más arduo cuando el campo ha estado dominado por los mismos competidores, y actitudes conservadoras que no imaginan por qué deberían cambiar sus prácticas tras años o décadas de dominio. Sumémosle a ello una dimensión ética a la que se atañen las justificaciones para no tomar riesgos. ¿Qué esperanza queda para los innovadores?

Tendemos a pensar que resultados sólidos y evidencia cuantitativa hablen por sí mismos. Después de todo, son la forma objetiva e irrefutable sobre el éxito de una intervención o producto. ¿Pero cuántas veces no te has encontrado con escepticismo o rechazo ante hechos y resultados verídicos? Tras un largo y tedioso proceso de experimentación controlada, depuración y control de resultados, análisis y revisiones de pares externos, el tomador de decisiones, ya sea un cliente, un alto mando organizacional o incluso un oficial público, simplemente se encoge de hombros a manera de respuesta. Ciertamente puede causar desconcierto.

No obstante, la respuesta a este enigma podría comenzar con la visualización de un paso adicional entre escepticismo y evidencia, que aunque irrefutable por alguna razón aún no logra convencer. La clave, de acuerdo con Mike Sharkey, Vice Presidente de Analítica en Blackboard, es la empatía. Específicamente, hacer uso de ella para meditar acerca de la visión de mundo del tomador de decisiones, y de esta manera llegar al fondo de su prevención hacia decisiones más audaces.

Este acercamiento empieza con un ejercicio de autorreconocimiento. No importa quiénes somos o de qué lado estamos, todos estamos sesgados. Tienes sesgos y prejuicios, y yo los tengo también. Sin importar qué tan concientemente trabajemos para superarlos, siempre debemos admitir la posibilidad de que estos aparezcan en nuestros productos y trabajo, o a lo largo de un proyecto. Y eso no es todo. Nuevas tecnologías inteligentes que aprenden a partir de datos sobre nuestro comportamiento, corren el riesgo de adoptar nuestros sesgos, prejuicios y estereotipos humanos. Esto hace aún más urgente la necesidad de establecer una comunicación abierta y transparente sobre nuestros sesgos y supuestos desde el comienzo de una relación de trabajo en campos de investigación, desarrollo tecnológico e innovación. Sharkey considera que “la apertura, la colaboración y el intercambio son tierra fértil” en la construcción de sociedades productivas.

Para lograrlo, sólo hay un camino: sostener conversaciones constantemente. Al menos algunas de ellas frente a frente. La interacción a nivel humano nos ayuda a encontrar luces respecto a las razones detrás de la “baja tolerancia a la experimentación” del tomador de decisiones. Una vez crees empezar a identificarlas, puedes emplear el modelo que Sharkey propone. Consiste en un plano cartesiano donde esta tolerancia es el eje vertical, que se cruza con el eje horizontal, denominado “criticalidad de la operación”.

El modelo nos permite ubicar el nivel actual del tomador de decisiones, y trazar caminos hacia arriba, es decir, hacia una mayor tolerancia a la experimentación o lo que es lo mismo, menor aversión al riesgo. Los caminos razonables hacia arriba suelen ser aquellos que disminuyen la criticalidad, es decir que se devuelven horizontalmente. El camino razonable, claro está, debe ser técnicamente factible. Pero Sharkey hace una observación crítica: Nuestra capacidad como industria para tomar caminos de menor criticalidad casi siempre es posible gracias a avances tecnológicos existentes. Toda innovación actual es realidad hoy como producto de una toma de riesgos pasada. Si bien el éxito de una apuesta individual nunca estuvo garantizado, la sociedad puede proteger al innovador para que el fracaso no sea irreparable, y a cambio se beneficia de más descubrimientos que las personas pueden perseguir con mayor tranquilidad.

Al final del día, no es la perfección la que abre nuevas fronteras, sino la conexión humana.

El modelo propuesto por Sharkey está disponible en el blog de Blackboard (en inglés).